Ventajas

Es el medio de carga de mercancías más antiguo en el mundo. La experiencia y la historia en las operaciones de mercado hacen que el Transporte Marítimo sea vital, y más en un país como Chile que cuenta con 4.500 kilómetros de costa.

De acuerdo a cifras entregadas por la Subsecretaría de Transportes, el borde costero de Chile es el quinto mayor del planeta, con un total de 78.543 kilómetros; esta cifra representa 54,5 por ciento de la costa de Sudamérica.

Para Chile, su ventajosa posición frente al Pacífico ha convertido a este océano en una gran vía de comunicaciones, en el camino que lo conecta con mercados par comprar sus productos y abastecer sus necesidades, constituyéndose en un punto de salida de productos del Conosur y de ingreso de esta área del continente.

Es así que actualmente Chile mantiene contactos regulares por vías marítimas por Hong Kong, Japón y otros países del sudeste asiático y con Tahiti y las islas Fidji.

El transporte marítimo en el mundo de la logística y el movimiento de mercancías es imprescindible. Al valor que ya tiene ser el medio de transporte más antiguo y el expertise ganado en siglos de operaciones, se suman otras características que lo diferencian y valorizan ante los demás sistemas, sin lugar a dudas, también muy importantes. Uno de las ventajas de este medio de transporte es la gran capacidad de carga; es el único medio por el cual se podrían transportar en la actualidad el gran volumen productos y bienes que se crean en todo el mundo.

La adaptabilidad es otra característica de la vía marítima, donde las flotas pueden adoptar diferentes características según la clase de productos, el volumen y los valores. Sin embargo, para entregas rápidas otros medios superan en rapidez al marítimo. Quizás la mayor desventaja de este tipo de transporte es la lentitud.

Por lo que las cargas vía mares y océanos deberán contar con una planificación estratégica y logística que permita que los productos lleguen en el tiempo necesario al destino acordado. La estrategia de desarrollo del país, basada en un comercio exterior fundamentalmente exportador requiere de una cadena logística eficiente, sustentable y operando a tarifas internacionalmente competitivas, donde el sector marítimo portuario juega un rol determinante y esencial, en virtud de que el flujo físico de mercaderías es creciente en una economía mundial cada vez más globalizada.

De acuerdo a la cantidad y volumen físico de mercaderías de importación y exportación, los productos se movilizan por vía marítima, utilizando las instalaciones portuarias y sus vías de conectividad intermodal.